Doble limpieza: ¿por qué debo limpiar mi rostro DOS VECES?

¿Alguna vez has escuchado del método de “Double Cleansing” que usan las coreanas? Este método de limpieza tiene dos pasos (Double = Doble en inglés) para asegurar que tu piel realmente esté limpia y lista para recibir los próximos productos de tu rutina de cuidado de piel.

Entonces, ¿qué es? Este método de limpieza utiliza dos limpiadores: primero uno a base de aceite, para retirar tu maquillaje, sebo, y protectores solares, seguido por un limpiador a base de agua para eliminar los residuos y todas las impurezas.

Limpiador a base de aceite:

Primero, hablemos del limpiador a base de aceite. Para retirar el maquillaje, esto es lo mejor que puedes usar. El aceite disuelve el maquillaje, hasta esa máscara de pestañas a prueba de agua, sin la necesidad de usar algodones e irritar el contorno de ojos. También disuelve y retira el protector solar, que está diseñado para quedarse pegado a tu piel, así que lo deberías usar aunque no uses maquillaje. El aceite también atrae el sebo en tus poros a la superficie para que pueda ser eliminada con el limpiador a base de agua. Finalmente, el aceite te deja la piel hidratada.

Quizás tienes piel grasa, y estás pensando que esto es una idea horrible. Siempre buscas productos oil-free porque no quieres terminar brillando como una bola de disco! La realidad es que si tienes piel grasa, este paso es aún más importante, porque el aceite atrae al aceite, y puede ayudar a eliminar el acné y la sobreproducción de sebo que te deja la piel brillante y grasosa, sin que te elimine todos los aceites naturales y resecar la piel.

Es importante usar el limpiador a base de aceite en la mañana, igual que en la noche. Aunque no te aplicas protector solar para dormir y te retiras el maquillaje antes de acostarte (esperamos que si), tu piel produce sudor y sebo mientras duermes. Claramente la cantidad de impurezas no es la misma que durante el día cuando estás en contacto con elementos externos, pero hacer una limpieza profunda en la mañana le da más frescura a tu piel durante el día.

El All Clean Balm de Heimish es un limpiador de aceite sólido que se derrite a un aceite liviano una vez que entra en contacto con la piel. Disuelve y retira maquillaje, protector solar y el sebo de tu piel sin dejarla pegajosa ni irritada. No contiene aceite mineral, parabenos ni fragancia artificial, y tiene aceites y extractos cítricos para iluminar el tono de la piel, y extractos de coco y manteca de karité para nutrir e hidratar. Es apto para todos tipos de piel, y tiene aceite de árbol de té para prevenir espinillas y regular la sobreproducción de sebo para las pieles grasas.

Limpiador a base de agua:

El limpiador a base de agua retira el residuo del maquillaje y protector solar, además de eliminar impurezas a base de agua (como el sudor). Con este limpiador, deberías masajearlo bien en todo el rostro para asegurar una limpieza profunda, aproximadamente un minuto. Esto permite que todas las impurezas se liberen y se puedan retirar cuando enjuagues con agua al final.

Si tienes piel seca, quizás piensas que usar un limpiador a base de agua te puede secar más o irritar la piel. En este caso, lo mejor es buscar un limpiador que no solamente sea más suave e hidratante, sino que tenga un pH ácido, aproximadamente 5.5, para que te pueda dar una buena limpieza sin dejar la piel seca.

El All Clean White Clay Foam, de Heimish también, es un limpiador a base de agua que es ideal para pieles mixtas o grasas, aunque también se puede usar para piel seca o normal. Contiene arcilla de kaolin,
que controla el exceso de sebo y limpia profundamente los poros. No deja la piel reseca, ya que contiene extracto de coco y ácido hialurónico para hidratar.

Al final de cuentas, lo más importante es que todos, sin importar el tipo de piel, edad, etc., se pueden beneficiar del “double cleansing”, así que asegúrate de incorporarlo en tu rutina de cuidado de piel.

Puedes revisar todos nuestros limpiadores aquí.